Articulos

Experiencia 3 años con PDI

La PDI en clase de 3 años.

Nuestro punto de partida es el de que muchos niños, no han ido a escuelas infantiles y por esa razón, todo lo que les rodea en la clase es una novedad.  Partiendo de esta base, debemos hacerles participes de las herramientas que disponen para trabajar en el aula. Una de ellas es la PDI.

La PDI tiene que tratarse como un utensilio más para favorecer el aprendizaje en nuestros niños. No como un proyector, sin disponibilidad de interactividad, creatividad, función didáctica, etc. En muchas ocasiones, vemos a la PDI como un dispositivo lúdico, el cual usamos para poner películas o canciones, es cierto, se puede utilizar para esta función, pero recalco, que no es la única.

Los peques, de mi clase, en cuanto vieron encendida esa pantalla tan enorme, enseguida dijeron que pusiéramos Peppa pig. Evidentemente, los niños están acostumbrados a tener estos aparatos en su día a día y en la mayoría de los casos, utilizarlos de esta manera, como reproductor de vídeos. Es lógico que al ver la PDI su pensamiento relacionara el dispositivo con esa función. Por ello, era importante desde el primer momento, dejarles claro que la pizarra digital era una herramienta más, como un lápiz o un cuaderno.

Pensando en todo esto, hice una lista de aportaciones que nos podría dar nuestra nueva pizarra.

Aportaciones de la PDI en clase

  • Interactividad – Nos permitía poder realizar cualquier tipo de actividad. Tanto a través de internet como con el programa de la pizarra. Además conseguíamos una participación por parte de todos.
  • Motivación– Da un refuerzo positivo muy grande, al ser ellos los protagonistas absolutos. Permitiendo hacer figuras, que aun no son capaces de dibujar. Borrando, sin quedar ningún resquicio de su error, no como en el papel. Si por ejemplo, tienen que pintar de rojo algo y lo hacen de  azul, por una pequeña falta de atención, pueden deshacerlo y volver a pintar, dándose cuenta de ese fallo y enmendarlo sin que pase nada.
  • Creatividad – Les permite primero generar nuevas ideas y poderlas plasmar con facilidad. Algo que les fomenta a seguir creando y así dar nuevos resultados a distintas propuestas.
  • Responsabilidad– Como destaqué anteriormente, les hace responsable de cuidar del material de clase. Por tanto cuidar y usar adecuadamente la PDI. Además de que les da un sentido de la responsabilidad mayor, al sentirse protagonistas, como explicaré en una de las actividades que hay a continuación.
  • Atención – Estimula la capacidad de atención. Sabemos que los niños pequeños no pueden retener la atención en una cosa, un largo periodo de tiempo, por lo que esta herramienta, es fundamental para conseguir enfocar esa atención en lo que se está trabajando. Por qué, pues por la capacidad de hacer las explicaciones más amenas y divertidas a través de sus aplicaciones.
  • Grafomotricidad – Me di cuenta, de que utilizando el lápiz de la pizarra, podía enseñar pautas básicas de grafo. Ya que a través de la pizarra, debían coger el lápiz adecuadamente (recordemos, que son niños de 3 años) Además, debían hacer una presión y precisión correctas, si querían poder interactuar en la PDI. Fue bastante grato, saber que cuanto más cogían el lápiz de la pizarra de forma correcta, les era más fácil recordar ese hecho cuando se trasladaba en un papel. Al igual, que otras indicaciones, como por ejemplo, no aprietes tanto o aprieta más.

Una vez vistas todas las posibilidades que me ofrecía esta esta herramienta. Pensé en cómo usar desde principio de curso, la PDI de forma que se incorporara a nuestro hacer diario, tal y como era la plastilina, las pinturas o el lápiz. Para ello, se me ocurrió lo siguiente:

Lista en clase

Hacer una lista de nosotros mismos en clase.

Observé que según transcurrían los días, muchos niños, por no decir la mayoría, no eran capaces de retener los nombres de sus compañeros. En esta edad, es cierto que el egocentrismo y el YO está muy desarrollado, por lo que el compañerismo o saber quien tengo a mi lado, no es lo más importante. Sin embargo, me pareció curioso, que teniendo una lista, con sus fotografías no fueran capaces de retener el nombre. Pensé que era debido a que no prestaban atención, que algunos niños podrían parecerse a otros… Varias posibilidades, pero la verdad era que se dirigían a sus amigos, por un ÉL O un ELLA.

Así que, creyendo que la unión de grupo se debe fomentar desde infantil, creí conveniente hacer algo para que mis niños pudieran ir conociendo mejor a sus nuevos compañeros, los cuales estarán muchos años juntos durante la etapa escolar.

Viendo la expectación que creaba en ellos la PDI, no tuve más remedio que utilizarla para ver si podía tener un mejor resultado en este tema, que me preocupaba.

Expliqué a mis alumnos que íbamos a elegir un dibujo que nos gustara, uno cada uno. El tema, lo pusieron ellos, yo di algunos de referencia (son niños pequeños y debemos guiarles) frutas, dibujos, animales. Por supuesto eligieron los animales, un tema muy recurrente en esta etapa.

¿Qué analicé con esta iniciativa?

  • IMG_3282Refuerzo del compañerismo (Doble lista para conocerlos)
  • Participación activa de los niños
  • Representación de ellos mismos
  • Estímulo de la memoria y la atención
  • Relación inmediata entre la imagen y lo que representa

Estos puntos, fueron muy positivos, ya que en pocos días, conseguí que los niños supieran quién era cada compañero. Fue estupendo saber que podían relacionar una imagen y darla significado. Algo que durante el curso, haríamos con números, letras, figuras…y ellos ya estaban haciendo esa relación por sí solos.

Teniendo esta lista, no olvidé la otra, haciendo así cada mañana un repaso de doble lista de los compañeros. Fomentando esa unidad en la clase y viendo que cada uno, conocía al otro. Ya no era un ÉL o un ELLA, que no importa quien es porque no sé quien es. Ahora era Victoria, Izan… compañeros de la clase que sentían y participaban igual que yo.

Por último, en esta pequeña experiencia, quiero resaltar una curiosidad. Cada niño, que iba eligiendo su animal, el cual podían repetir. Había muchos leones, o varias ranas…Pero era llamativo, que si uno de los niños, elegía el mismo que otro y no se había dado cuenta; al trasladarlo a nuestro portafolios, y veían uno igual, enseguida querían cambiar. ¿Por qué? Porque cada persona es distinta y por tanto, queremos que se nos reconozca de manera individual. Y en educación debemos recordar que no todos los niños son iguales y aprenden de la misma manera

Para finalizar con estas pequeñas experiencias en la PDI, os quiero contar otro caso. Este fue mucho más increíble por la influencia que tenia en los niños.

Comportamiento

Uno de los principales objetivos en Infantil es poder guiar a los niños a un comportamiento adecuado dentro del aula, las llamadas conductas de comportamiento. No quiero meterme en qué se debería hacer o no en una clase de tres años, con el sistema actual que tenemos, ese es otro tema. Pero si es cierto, que actualmente se debe tener unas normas básicas. Normas que se interiorizarán a lo largo de toda la etapa escolar.

Una vez más, observé que en la clase de 3 años, algo tan abstracto y con tanta carga de “disciplina”, los niños les resultaba difícil respetar estas normas. Así que, se me ocurrió utilizar la PDI de nuevo.

Esta vez, dividí el portafolio en dos: Una parte tenía una cara contenta y otra una cara triste. Estas caritas, no eran los niños, sino yo, la maestra. ¿Por qué? Porque pienso, que la gestión de las emociones en infantil es fundamental. Y si decimos a un alumno estás feliz o triste por hacer esto, estaremos contaminando su manera de sentir. Ya que puede estar feliz de haber cogido un juguete, aunque no deba. Él sabe que no debe, pero por ello no tiene que estar triste, ya que ha conseguido lo que quería. Así que, para no influir en la gestión de emociones (un tema muy complicado y bonito a la vez, que ya tratáremos), si creí conveniente en ponerme yo. La profe, que ya tiene sus emociones controladas y puede diferenciar de un supuesto a una realidad.

Partíamos de la base que yo estaba feliz con mis 23 niños. Y que si en algún momento, alguno de ellos hacia algo que no era correcto, yo me pondría triste con él. La influencia que tuvo esta actividad, fue increíble. En cuanto pasaba un niño de cara contenta a cara triste, era un hecho que no les gustaba nada. Ya que ellos querían que yo siempre estuviera feliz con cada uno. Tenemos que tener en cuenta, que la maestra/o es un ejemplo y figura para ellos, por lo que es importante para ellos como te sientes tu, hacía cada uno.

¿Qué analicé con esta actividad?

IMG_3281
  • Refuerzo las normas propuestas en clase.
  • Participación activa de los niños
  • Relación de la imagen con compañero de clase (sé quien es quien)
  • Cara contenta vs Cara triste – Gestión de emociones. Pueden razonar por qué estoy triste con él o ella.
  • Responsabilidad de cara a yo con los compañeros, yo con la maestra y yo con el mundo que me rodea.

Finalizando este post, quiero aportar otra curiosidad.

Cada día había un encargado en clase, el cual era responsable de ayudarme a hacer tareas, lista de clase, repartir libros, etc y una de ellas, era también vigilar la clase si debía ausentarme un minuto. Tarea que se me ocurrió para hacer el experimento.

Pues bien, quise salir de clase, viendo a los niños desde la puerta, si eran capaces de quedarse solos, con la PDI y nuestras caras – contenta y triste- además de saber si era críticos a la hora de mandar o no a un compañero a la cara triste.  El resultado que obtuve fue sorprendente: Cada vez que salía dejando la pizarra puesta y volvía a entrar, seguían con la actividad que les había dejado. Sin embargo, cuando salía sin dejar la PDI con este portafolio, cuando volvía entrar, la clase era una selva.
No debemos olvidar que son niños y cuanto más trabajemos con ellos conductas, emociones, responsabilidades de forma divertida y entretenida, podremos acercarles a un aprendizaje más adecuado e interesante para ellos. Ya que querer aprender, no sólo es saber asignaturas, sino saber cómo afrontar la vida.

Anuncios

Conocemos nuestros nombres

Nombres niños

Nombres niños

En el aula de 3 años, comenzamos a conocer las letras!Sabemos, que a esta edad los niños se están descubriendo. A través de los días se van conociendo y formando su identidad.

Pasan de hablar en tercera persona a primera… Y por esto, creemos importante conjugar las dos cosas:
1- Identificar sus propios nombres
2- Iniciarse en la lectura, conociendo las letras que forman su nombre.

En nuestro caso, comenzamos con la vocal I.
Para reconocer el sonido, reproducíamos cada nombre de nuestros pequeños. Ellos escuchaban y afirmaban o negaban si se encontraba el fonema.
Una vez hecho este ejercicio varias veces durante unos días, con sus nombres, añadiendo palabras, que les eran familiares. Pedimos a los papás y mamás una manualidad, en la que pusieran el nombre de su hijo y en caso de que tuviera la vocal I, la resaltarán.

El resultado de esta actividad fue estupendo. Durante la semana después de traer los nombres, los niños estuvieron muy motivados, buscando la vocal I en todas partes: libros, carteles del colegio, incluso cuando se iniciaba Windows!

Lo mejor de todo, es que nuestros pequeños identifican su primera vocal y la distinguen de los números. Empieza la aventura de leer y escribir, además de identificar todos los símbolos que nos rodean.

Os dejamos las manualidades que nos trajeron.
Gracias a los papás y mamás que se involucran y nos hacen el trabajo más fácil.

Nombre con texturas

Nombre con texturas

El rincón de pensar

En educación infantil se utiliza mucho la frase: “Ve a pensar”.

¿Qué queremos decir con estas palabras? ¿Qué queremos conseguir ? ¿Es adecuado?  ¿Tiene una influencia positiva? …
Estas preguntas se agolpan en mi cabeza, cuando oigo la frase.

Muchas veces, no nos paramos a reflexionar lo que decimos a los niños. Algo que deberíamos hacer, ya que los pequeños tienen una mente muy racional.
Lo que he ido observando, durante este tiempo en la enseñanza; es que se usa esta frase sin sentido. Quiero decir, si usamos las palabras: “Ve a pensar” será para que el niño, vaya a reflexionar sobre un tema o una acción , por ejemplo. Sin embargo no es así, decimos esta frase para castigar. Mandamos al niño 5 min, 2 min… los que sea, en un sitio apartado, queriendo conseguir así que se calme únicamente y que no lo vuelva a repetir el comportamiento durante un rato, ya que es posible que la acción se repita en el día o en los siguientes. El alumno se queda sentado sin hacer nada, mirando a sus compañeros y pensando en cuándo le dejaremos volver a jugar. Si es conocedor de esta práctica, incluso él mismo dirá “Ya he pensado”, al que el profesor contestará: “¿lo volverás a hacer?”, por supuesto el niño dirá un enérgico: “No” con movimiento de cabeza incluido.
¿Qué hemos sacado en claro?
1- El maestro ha conseguido que el niño le deje tranquilo, durante un rato.
2- El alumno ha aprendido una nueva conducta, que consiste en quedarse un rato tranquilo y decir que ya ha pensado. Sí, ha pensado sobre cómo hacerlo de nuevo sin que le pillen, a qué jugar o incluso recriminar a su compañero.

¿Por qué no utilizar esta frase de manera correcta?
En mi opinión, “Ve a pensar” es una frase de la que puedes sacar grandes beneficios. Ya que podemos inculcar a nuestros alumnos, formulas de pensamiento creativo. Si fomentamos el rincón de pensar, como un lugar en el que creamos alternativas para afrontar los conflictos, haremos a nuestros alumnos más autónomos, les enseñaremos a poder intercambiar ideas, aumentaremos la empatía e incluso la autoestima. Porque serán ellos los que creen una alternativa y sepan superar obstáculos de manera cívica.

En ocasiones, por la edad de los niños podemos hacer de guía, planteando 3 situaciones y que ellos razonen cuál es la que prefieren elegir para solucionar el problema. Si les enseñamos métodos así desde pequeños, seguramente podrán ir dando respuestas a posibles conflictos que vayan encontrándose según crezcan.

¿Cómo conseguirlo?

1- En primer lugar, si utilizamos la frase “Ve a pensar” deberíamos acompañar al alumno, a un sitio tranquilo, que te cuente que ha pasado, y si es pequeño guiarle a la hora de solucionar problemas. Si son varios involucrados y son muy pequeños primero que reflexionen por separado con el guía y después juntarlos para poder llegar a un acuerdo.

2- Si queremos solamente sancionar la acción, podríamos decir : “Quédate 5 min aquí sentado por haber hecho…” Así el niño no relacionaría la palabra pensar como castigo.

Porque a esto, es a lo que quiero llegar. No debemos fomentar la relación de las palabras PENSAR/CASTIGO. Si el niño hace una conexión léxica, pensar se le hará pesado, tendrá connotaciones negativas y le repercutirá en su vida académica y social.
Por ello, nuestro deber como maestros tiene que ser de guía para enseñarles que pensar es importante, ya que fomenta:
–  la decisión crítica
– la empatía
– la creatividad a la hora de formular alternativas
– la autoestima
– la aceptación a intercambiar ideas
Son algunos de los beneficios que podemos conseguir con sólo una frase bien aplicada.

Así que, comencemos a concienciarnos de que: PENSAR NO ES UN CASTIGO.

la foto (45)

Esta foto, está tomada a uno de nuestros pequeños de 3 años. Con el gorro de pensar. Una actividad que les gustó mucho, ya que al ponerse ese sombrero se les ocurría ideas nuevas.

Espero que os haya gustado.
Ana

Celebramos Pascua

Estos días son geniales para hacer cosas nuevas y divertidas.

Una de ellas es poder hacer nuestra propia galleta de Pascua.

Es un actividad muy fácil y creativa, para ello necesitamos:

1 galleta

fondand

bolis alimentarios

Cuando tengamos la galleta (la que más nos guste) ponemos una capa de Fondand. Después hacemos el dibujo que queramos y por último lo coloreamos.

Los  niños pueden dibujar o si son demasiado pequeños como el nuestro (3 años), puede colorear el dibujo que hicimos.

Nuestro dibujo, tiene motivo de Pascua.

image

Este es el resultado: una  galleta creativa y muy rica

Día Internacional del libro INFANTIL

La literatura infantil debe estar presente en la vida de cualquier niño. Una de las representaciones más frecuentes de esta literatura es el cuento. Un buen cuento, puede tener unos aspectos muy positivos en el lector.

El cuento es una herramienta que se basa en la palabra, cuyo objetivo es desarrollar la creatividad y la imaginación, la sensibilidad, el conocimiento y la adquisición del lenguaje infantil. Además tienen un carácter lúdico, sin olvidar que ayuda al desarrollo lingüístico, psicomotor y social.

También tiene un carácter educativo, se utiliza para poder afrontar miedos, fomentar la autoestima, entender situaciones como la separación de los padres….

Por todo ello, deberíamos acercar los libros infantiles a los niños desde edades muy tempranas.

Muchas veces es difícil escoger un cuento, tanto a profesores como a padres. Por eso mismo la frase de Isabel Tejerina nos da una pauta para ayudarnos a elegir un buen libro para nuestros alumnos o hijos.
Mientras que los buenos libros para mayores no son siempre para niños y niñas, los buenos libros infantiles sí son aquellos que también son capaces de interesar, incluso de  conmover, a los adultos”

¿Cómo elegir un libro infantil según la edad?

De 0 a 2 años: Estos libros deben tener muchas imágenes llamativas, que sean claras y se identifiquen sin problemas. Los textos sean onomatopeyas para fomentar el desarrollo lingüístico y luego pasar a rimas o textos simples.

3 años: Los textos deben ser sencillos sobre todo con una letra clara, las imágenes atractivas y se pueden incluir más objetos.

4 años: La magia y fantasía suelen ser el tema favorito. Con ciudades encantadas y personificaciones.

5 años: Los personajes tienen que ser más complejos para que se identifiquen. Están empezando a tomar su personalidad y les gusta asemejarse a un protagonista.

Resumiendo estos aspectos: Los libros destinados a niños de 2 a 5 años, deben estar llenos de imágenes llamativas y claras, textos breves con letras que se identifiquen bien y ayuden a la primera lectura. La presencia de animales es fundamental, para el desarrollo y la atracción que se tiene por la historia. En estos años el descubrimiento del mundo es muy grande y por ello los animales tienen una gran fuerza. En mi opinión deberíamos aprovechar este aspecto, para fomentar un respeto hacia los animales.

A partir de los 6 años, comienza el desarrollo de la lectoescritura, por lo que el libro debe ser muy llamativo por el tipo de historia que se vaya a contar. Al igual que la tipografía ya cobra una gran importancia, debe ser clara y grande. Las imágenes están presente pero van perdiendo importancia. Los libros de aventuras, historias de amor, vida cotidiana… pueden ser unos temas muy apropiados.

Con estos pequeños consejos, esperamos que os ayudemos a elegir un buen libro. Y que en cada mesita de noche haya una historia deseando ser contada.

Por último, para celebrar este día os recomendamos el libro: El león de biblioteca que es a partir de 4 años.

leon biblio

Esperamos vuestros comentarios.

Un saludo, Ana

Banco tiempo escolar

Si no sabéis aún que es un banco de tiempo escolar, os dejamos un articulo de una de nuestras colaboradoras (Elena) muy interesante.

 

¿Qué es el Banco del Tiempo?

Es un banco diferente, no guarda dinero, ni sus dueños buscan obtener ganancias económicas. De hecho, no tiene dueños porque no es un banco comercial.

La filosofía de los bancos del tiempo se basa en que hay unas personas que ofrecen unos servicios y a cambio pueden pedir otros servicios a distintas personas para resolver necesidades y actividades de la vida diaria. Es un Banco que funciona sin dinero, la unidad de intercambio y de valor es la hora, independientemente del servicio que se ofrezca o que se reciba. Todas las habilidades tienen el mismo valor, es decir, todo vale el tiempo que se tarda en hacerlo.

En mi blog itsteachingtime.blogspot.com explico con más detalle lo que es el Banco del Tiempo, pero para este artículo me interesa enfocarlo de cara a la escuela.

¿Qué es el Banco del Tiempo Escolar?

El Banco del Tiempo Escolar es un programa en el que se que realiza una actuación educativa integral, donde todos los alumnos de un mismo grupo o clase comparten de forma conjunta y cooperativa sus habilidades y conocimientos.

Está enfocado a ser un instrumento en el que se incluye la información y orientaciones necesarias para que cualquier docente pueda llevar a la práctica el programa Banco del Tiempo Escolar en el aula con un grupo de alumnos.

Voy a tratar el origen y la evolución del programa, y se indicarán las concepciones pedagógicas que lo sustentan y se realizarán algunas consideraciones sobre el Banco del Tiempo Escolar y cómo se puede aplicar en el aula.

El origen del programa Banco del Tiempo Escolar se remonta al año 2005, a raíz de unos problemas de convivencia que se habían producido en un grupo de alumnos de 1.º de ESO, cuya tutora era  Montse Pujol. Debido a esta situación en el aula, se planteó llevar a cabo una intervención que pudiera ayudar a crear y a fomentar entre los alumnos relaciones de amistad y de cooperación y que, al mismo tiempo, también se trabajara la prevención de conflictos: ¿De qué forma se podría conseguir que los alumnos cooperaran y se ayudasen entre ellos para resolver los pequeños problemas que conllevan las interacciones entre los alumnos de un  mismo grupo-clase?

Paralelamente, el educador y pedagogo social, Xavier Cacho, y la  docente de primaria y secundaria, Montse Pujol, se habían empezado a interesar por una iniciativa ciudadana llamada Banco del Tiempo, de manera que contactaron con el Banco del Tiempo del barrio de Gràcia de Barcelona. Los Bancos del Tiempo son una iniciativa comunitaria de apoyo personal y familiar, de participación ciudadana y de cohesión social. A través de estos Bancos del Tiempo se crean redes de intercambio de prestaciones y servicios entre personas, donde cada persona se ofrece para ayudar a los demás y a la vez solicita ayuda de los demás participantes de forma gratuita. Los Bancos del Tiempo se basan en el principio de la ayuda mutua, de manera que se trata de ofrecer y de compartir conocimientos y habilidades,  y se toma el tiempo empleado para medir los intercambios. La asociación de la prevención de problemas de convivencia y de los beneficios que conllevan los Bancos del Tiempo les sugirió la elaboración de un programa de intercambio, que entre los alumnos podría ser de conocimientos y habilidades.

Durante el curso 2006-2007, esta idea se fue desarrollando y tomando forma con la elaboración del programa de acción tutorial “Creación de conocimientos y habilidades y mejora de la convivencia mediante la colaboración y la cohesión grupal”, que por primera vez se aplicó en tres grupos de alumnos de tres centros de secundaria.

La evolución de este programa de acción tutorial ha permitido llevar a desarrollar otras modalidades, pero teniendo en cuenta que el intercambio es la actividad central del programa inicial y de las modalidades que se han ido añadiendo posteriormente. Este nuevo programa pasó a llamarse Banco del Tiempo Escolar.

Para finalizar este marco histórico del programa Banco del Tiempo Escolar, se puede señalar que en estos últimos años se ha constituido un grupo de trabajo, se han llevado a cabo acciones formativas para docentes y se han realizado las primeras jornadas El Banco del Tiempo Escolar en Madrid.

El Banco del Tiempo Escolar, como cualquier programa educativo, está fundamentado en una serie de ideas educativas y concepciones pedagógicas que sus autores, Montse Pujol y Xavier Cacho han tenido siempre muy presentes en su labor educativa:

–          La concepción global de cualquier acción educativa.

–          La importancia de la experiencia, la reflexión y la búsqueda de mejoras en la práctica educativa.

–          La participación de los alumnos en todo el proceso educativo.

–          La creencia de que todos los alumnos son importantes y todos tienen que tener éxito.

La praxis es el conjunto de actividades cuya finalidad es la transformación del mundo, según la filosofía marxista. Los educadores entendemos la praxis como lo que se hace, el proceso y la experiencia. Varios autores consideran esta experiencia como un concepto clave en cualquier proceso educativo, pero debe incorporar el razonamiento para que esta experiencia pueda ser significativa. Por tanto para que una experiencia sea realmente educativa, es necesario el entendimiento, la reflexión. Se puede decir que la experiencia y la reflexión constituyen los dos pilares básicos de los actos educativos.

Se tiene en cuenta que la reflexión sobre la experiencia tiene una finalidad muy clara y significativa: la mejora de la práctica de la acción educativa. Se basa en una metodología que conjuga la experiencia, la reflexión y la mejora: la investigación-acción. La investigación-acción, según Antonio Latorre, puede interpretarse como una investigación práctica que llevada a cabo por los docentes, de forma colaborativa, mediante ciclos de planificación, de acción, de observación y de reflexión, con la finalidad de mejorar su práctica educativa. Esta metodología relaciona la teoría y la práctica en un todo. Se investiga, se reflexiona y razona a partir de la experiencia educativa y, por tanto, la reflexión y la acción están completamente relacionadas.

De esta forma, la investigación-acción se transforma en una metodología elemental en el desarrollo del Banco del Tiempo Escolar, porque su proceso participativo y dinámico permite una firme reflexión de la experiencia para incluir las mejoras necesarias en la práctica educativa.

Una segunda idea que sustenta el programa es la idea de las acciones educativas como globales. Si la finalidad última de la educación es el máximo desarrollo de las capacidades y las potencialidades de los alumnos, la finalidad de cualquier acto educativo debe ser hacer posible que los alumnos asimilen e integren el máximo de contenidos, ya sean conocimientos y habilidades, como actitudes y valores. En este sentido, dos de los objetivos del programa Banco del Tiempo Escolar son:

 

 

–          El aumento de los aprendizajes de los alumnos. Esta finalidad está relacionada con los contenidos de saber y saber hacer.

–          La mejora de la convivencia, cuya finalidad, vinculada a los valores y a las actitudes, es el saber estar y el saber ser.

Es muy difícil sostener en una acción educativa la diferenciación entre conocimientos y habilidades y valores y actitudes. Al transmitir unos contenidos de conocimientos y de habilidades, el docente también transmite contenidos relacionados con las actitudes y los valores: la forma en la que se dirige a los alumnos individualmente o como grupo, la forma en la que realiza una explicación, la forma en la que recibe las aportaciones de los alumnos, etc. Siempre se están transmitiendo valores y actitudes a los alumnos.

“A convivir se aprende conviviendo” ya que los contenidos de valores y actitudes se tienen que ir adquiriendo de forma práctica, experiencial y vivencial, sin una diferenciación explícita y vinculados a los contenidos de conocimientos y habilidades.

Una tercera concepción pedagógica que se considera en el programa Banco del Tiempo Escolar es que todos y cada uno de los alumnos poseen conocimientos y habilidades, y todos pueden aprender. De forma que todos los alumnos pueden enseñar estos contenidos a sus compañeros y aprender de ellos.

El programa aprovecha la diversidad presente en las aulas y potencia su riqueza al considerar que todos pueden aportar algo a los compañeros implicados en él. El docente debe prestar atención a todas las participaciones que hagan los estudiantes,  para poder ampliar su conocimiento acerca ellos y de esta manera facilitar el acercamiento entre docente y alumnos.

Los estudiantes aportan muchos contenidos con un claro componente cultural y familiar, como el idioma que hablan en casa, bailes, recetas o aficiones, y el hecho de que los alumnos tengan que preguntar a los padres, para conseguir toda información posible sobre estos conocimientos o habilidades, potencia la participación de la familia en el proceso educativo de sus hijos y a la vez posibilita la relación del centro educativo con el entorno.

Por otro lado, considerar que todos los alumnos del grupo-clase pueden aprender conocimientos y habilidades de sus compañeros conlleva que todos aumenten sus aprendizajes. Además compartir, cooperar, ayudarse mutuamente y comprometerse incide muy positivamente en el aprendizaje de valores y actitudes de los alumnos.

El Banco del Tiempo Escolar considera que todos los alumnos son importantes y promueve que todos ellos tengan éxito: en el ámbito personal (motivación y autoestima), social (sentimiento de pertenencia y relaciones sociales positivas) y escolar (aprendizaje de conocimientos y de habilidades).

Durante el proceso del programa, los alumnos intervienen en los procesos de consulta, pero principalmente lo hacen en los procesos de toma de decisión al elegir los contenidos a aprender;  en la gestión de las decisiones tomadas al enseñar un conocimiento al compañero, y en los procesos de control o evaluación de las acciones llevadas a cabo durante los intercambios y las sesiones de ayuda mutua. De este modo, el Banco del Tiempo Escolar establece la participación activa de todos los alumnos del grupo-clase durante todo el programa.

Según Adela Cortina, no se aprende a ser un ciudadano activo leyendo solo prospectos, aunque sean muy valiosos, ni conociendo cómo se elaboraron los productos que figuran. Se aprende con la práctica y la experiencia de hacer de ciudadano activo.

El Banco del Tiempo Escolar sigue un modelo pedagógico con una doble dimensión individual y relacional. Se conjuga lo particular, que es el alumno, y lo comunitario, que es el grupo-clase, desde una perspectiva de construcción y de participación conjunta y democrática. Por lo que el programa promueve el desarrollo de una ciudadanía activa.

Finalmente, el Banco del Tiempo Escolar promueve esta ciudadanía activa mediante la cooperación de los alumnos como individuos que pertenecen a un grupo, en la toma de decisiones conjunta en distintos períodos del programa: planificación, ejecución, observación y evaluación.

Tras haber hecho este encuadre conceptual del Banco del Tiempo Escolar se van a  exponer algunos aspectos a considerar sobre el programa:

–          La finalidad del Banco del Tiempo Escolar es que los alumnos desarrollen sus aprendizajes, mejoren la convivencia y desarrollen sus habilidades comunicativas.

–          El objetivo del Banco del Tiempo Escolar es favorecer el desarrollo de las competencias básicas de los alumnos y, especialmente, la competencia de aprender a aprender, la competencia social y ciudadana, la competencia de autonomía e iniciativa personal y la competencia comunicativa lingüística y audiovisual.

–          El Banco del Tiempo Escolar toma como referente metodológico los bancos del tiempo, por lo que el núcleo del programa Banco del Tiempo Escolar serán las actividades de intercambio de habilidades y conocimientos entre parejas.

–          El Banco del Tiempo Escolar comienza con un bloque de actividades previas, relacionadas con la motivación e información sobre el programa. Posteriormente, se llevan a cabo las sesiones de ayuda mutua, donde comienzan los intercambios de conocimientos y habilidades de los alumnos.

–          Es importante destacar que a lo largo de todo el programa se seguirá el proceso participativo, dinámico y cíclico de la investigación-acción, para reflexionar sobre los resultados y el proceso de las acciones llevadas a cabo e introducir los ajustes y las reformas necesarias en la planificación, cuyo objetivo es mejorarla, ajustándola a las necesidades y características de los alumnos para lograr los objetivos planteados.

En otros países, como Estados Unidos, en el Banco del Tiempo Escolar se implica toda la familia y el AMPA. Si el alumno se esfuerza y consigue horas, ayudado por los padres para conseguir más horas, se crea red familiar y pueden conseguir materiales escolares como un ordenador de segunda mano. Esto sirve de incentivo para que los alumnos medren y estudien. Actualmente en España la red de Bancos del Tiempo Escolares está empezando a desarrollarse y expandirse.

 

LEGO- una herramienta muy versátil

Hoy os vamos a hablar de las fichas lego (también conocidas como dupplo, porque son más grandes que las demás)

Hemos  trabajado con este juguete y los resultados han sido muy satisfactorios. No creíamos que pudiéramos hacer tantas actividades como las que hemos realizado.
Todo el mundo cuando piensa en Legos, piensa en construcciones, en pasar un buen rato creando diferentes bloques y dándoles aspecto de edificios, puentes… Por supuesto que ese es su función número uno, la cual presenta un pensamiento lógico para el niño. Así que ya partiendo de este hecho, los legos además de servir de entretenimiento, nos dan la posibilidad de trabajar la lógica y la abstracción.

Nosotros, hicimos varios ejercicios: dos de lenguaje y uno de matemáticas.

  • Realizar nombres con fichas de lego: Pegamos letras de en las distintas fichas para realizar nuestros nombres. También se pueden pegar gomets (si no tienes letras) Este ejercicio da mucho de sí, ya que puedes contar las letras de tu nombre (o de cualquier nombre, verbo o adjetivo) Separar  sílabas y reconocer letras.
la foto 3 (1)
  • Hacer letras con lego: Construimos las letras tanto consonantes como vocales con las fichas de lego. Este ejercicio pretende una gran interiorización del grafema; ya que debemos ir haciendo cada letra de forma geométrica, pues los legos no tienen curvas. Por eso, hay que tener un gran poder de abstracción y conocer la letra bien, para transformarla con lego. Es una actividad con cierta complicación y que requiere un poco de concentración, pero una vez que se consigue los niños se emocionan mucho, ya que hacen sus propias letras. Se puede dar el caso que no se tengan fichas para realizar el nombre completo, si es así os podéis centrar en una letra concreta. Recomendamos ir haciendo de más fáciles a más complicadas.

 

lego nombre

 

  • Puzles: Con una hoja de papel (nosotros hemos utilizado cuadriculadas, para que sea más fácil dibujar) pintamos cada ficha del lego, y el niño debe construir la misma figura con sus fichas.
la foto 2 (4)

Os iremos informando de más actividades!

Esperamos que os guste este post y si os animáis a hacerlo con vuestros peques, escribirnos la experiencia!

Gracias por leernos

Ana

Dificultades a la hora de leer

Tras haber estado en varios colegios, hemos decidido realizar esta entrada dedicada a la lectura en infantil.

En la mayoría de las escuelas (no todas) los métodos de lectura en infantil suelen ser LETRILANDIA, fundamentalmente y sino eligen otros de formato silábico.

Según mi experiencia personal, creo que el sistema que utilizamos de lectura es bastante difícil para enseñar a los niños. Nos guiamos por métodos de editoriales, que intentan ser originales, bonitas, atractivas de forma visual, pero se olvidan de lo verdaderamente importante: que hay muchos niños con dificultades de aprendizaje. Esto debería ser lo principal en sus métodos, de la preocupación de todas las maestras ¿cómo facilitar este proceso tan complejo a nuestros alumnos?

abc

Uno de los problemas principales que veo es la letra ligada, letra cursiva, letra bonita, o como queráis llamarla. ¿Por qué nos empeñamos en utilizar este tipo de letra? Es una letra que no facilita la tarea lectora, ¿por qué? Porque junta tanto las letras que el niño aprendiz no puede distinguirlas en su cerebro, cómo va a poder si el alumno está empezando a conoce este sistema. ¿Dónde empieza y acaba una letra si las unimos todas?
Este mes me ha tocado realizar lectura de apoyo con niños de 5 años. El sistema que se utilizaba en clase era silábico con letra cursiva (totalmente unida)

Lo que me encontré al tratar con ellos fue:

  1. Confundir la letra B/L (en minúscula estas letras son prácticamente iguales, menos en que la b tiene un lazo al acabar.

b32. Las letras M/P/N (fueron las que más me sorprendieron, pero que también más problemas tienen, ya que son bastante parecidas y llevan a confusión) Muchos niños, al preguntarle en la plantilla de sílabas que me buscaran la sílaba (ma-) me decían la (na- o pa-) ya que tanto renglón y los trazos tan unidos no permite una buena visualización de lo que es la letra.

mlectoescritura-p-4

3- Al tener el sistema de sílabas, también presentan dificultades a la hora de los fonemas como za-ca / ga-ja-gue, los alumnos no identificaban el fonema correspondiente a la grafía. Algo que si explicas de manera global, con palabras lo identifican mucho más rápido.

Estos problemas que presentaban mis alumnos, en gran parte podrían ser evitados si se utilizara un buen material para leer y escribir.

En otros países la letra cursiva no se usa hasta Primaria, algo que lo veo muy lógico, ya que el niño tiene mecanizado el proceso de lecto-escritura, por lo que puede distinguir las letras sin dificultad aunque estén unidas. Sería mejor usar la letra de molde o imprenta desde pequeños, ya que tienes que pensar cómo escribir o leer una letra. ¿Tienes la misma letra si escribes en inglés que en español cuando no eres bilingüe? Mi respuesta es no, ya que mi idioma natal, lo tengo interiorizado. Mientras que en inglés debo pensar cómo se escribe la palabra. Pues nuestros alumnos son iguales, deben pensar cómo leer, así que cualquier facilidad para este proceso es ESENCIAL.

 

 

 

La evaluación en los más pequeños

En la etapa de infantil se nos presentan muchos conceptos. El niño/a tiene que aprender una gran cantidad de letras, números, palabras, contenido… Todo ello para poder seguir avanzando en Primaria.

Mucha gente piensa que infantil es un simple trámite, pues se equivoca. Sin una buena etapa de Infantil muchos niños no serían capaces de llegar a los mínimos establecidos en Primaria. Debido a nuestro sistema educativo, los niños y niñas de 3,4 y 5 años absorban toda la información que puedan.

Partiendo de la base, que el sistema educativo español va más por la cantidad de conceptos que se aprenden y no por cómo se aprenden, a veces la evaluación en esta etapa es muy coplicada.
¿Cómo evaluar a los más pequeños? No hay éxamenes como en el siguiente tramo de su aprendizaje.
Visitando varias aulas de infantil vimos que un gran número de maestras, valoraban a sus alumnos/as individualmente preguntando en su mesa, mientras que los demás seguían con sus tareas. Este hecho, resultaba bastante estresante para el niño. Ellos notaban cómo su maestra ponía cara según su acierto o error. Otros niños se bloqueaban, incluso muchos alumnos que previamente sabían el concepto, erraban. Esto es debido a la presión que sentían.

Queriendo apaliar estas sensaciones, se nos ocurrió que la evaluación fuera como un pequeño juego. Pues en ocasiones el alumno/a aprender por el simple hecho de pasar de examen, no por el hecho de aprender, de descubrir…. (gracias al sistema educativo que tenemos)
El juego que presentamos era muy sencillo, en una clase de 5 años (también adaptable a los de 3 y 4) pusimos una rana en la mesa de la profesora, en las que había una serie de letras a evaluar.
La actitud del niño ya cambió con el simple hecho de ver a la llamativa rana y poder manipular unas peueñas letras.

evaluacion

Aquí es donde entra la habilidad del profesor, a la hora de motivara sus alumnos. ¿Por qué no ser la rana un alumno (figurativo) y nuestros pequeños el profesor? Con este hilo conductor, hicimos nuestra evaluación. “Rana no sabía cúal era la letra D mayúscula, ¿podrías ayudarla a conocerla? ”

El niño, puede ponersela en su tripa, para que nose le olvide nunca,,, la creatividad del maestro siempre es un plus eny cualquiere trabajo, pero en éste más.
En caso que el alumno no acertara, no importa recordemos que es una evaluación y así podremos saber que debemos trabajar más con él o ella ese concepto.

evaluacion1