Mes: abril 2014

La Aplicación: Avokiddo ABC Ride

Hoy vamos a hablar de esta App.

Avokiddo ABC Ride, es una aplicación en Lengua Inglesa. Esperamos que pronto la saquen en inglés.

Lo que más nos ha gustado, es que a través de un paseo en bicicleta, vas recorriendo el abecedario.
El primer punto a favor, es que puedes elegir el personaje, niño o niña. Algo que ya te hace personalizar el juego. Según vas avanzando, descubres las letras de una forma muy interactiva. La letra siempre tiene algo que ver con el dibujo, así relacionamos la letra inicial con la palabra.

Es una App muy divertida, y larga. Ya que vas pasando por todas las letras, lo que quiere decir que hay 26 actividades. Si lo haces poco a poco, trabajando bien las letras, por ejemplo (ABC- DEF…) puedes hacer una buena comprensión de lecto-escritura compaginando con otras actividades manipulativas.

avodico

Aquí os dejamos una foto, en la que uno de nuestros peques de 3 años, juega con la App y ya sabe algunas palabras en inglés.

Le encanta jugar, e incluso elige sus letras favoritas( las actividades más divertidas para él)

la foto 3 (2)

Os la recomendamos!

Esperamos que este post os haya gustado.

Celebramos Pascua

Estos días son geniales para hacer cosas nuevas y divertidas.

Una de ellas es poder hacer nuestra propia galleta de Pascua.

Es un actividad muy fácil y creativa, para ello necesitamos:

1 galleta

fondand

bolis alimentarios

Cuando tengamos la galleta (la que más nos guste) ponemos una capa de Fondand. Después hacemos el dibujo que queramos y por último lo coloreamos.

Los  niños pueden dibujar o si son demasiado pequeños como el nuestro (3 años), puede colorear el dibujo que hicimos.

Nuestro dibujo, tiene motivo de Pascua.

image

Este es el resultado: una  galleta creativa y muy rica

Día Internacional del libro INFANTIL

La literatura infantil debe estar presente en la vida de cualquier niño. Una de las representaciones más frecuentes de esta literatura es el cuento. Un buen cuento, puede tener unos aspectos muy positivos en el lector.

El cuento es una herramienta que se basa en la palabra, cuyo objetivo es desarrollar la creatividad y la imaginación, la sensibilidad, el conocimiento y la adquisición del lenguaje infantil. Además tienen un carácter lúdico, sin olvidar que ayuda al desarrollo lingüístico, psicomotor y social.

También tiene un carácter educativo, se utiliza para poder afrontar miedos, fomentar la autoestima, entender situaciones como la separación de los padres….

Por todo ello, deberíamos acercar los libros infantiles a los niños desde edades muy tempranas.

Muchas veces es difícil escoger un cuento, tanto a profesores como a padres. Por eso mismo la frase de Isabel Tejerina nos da una pauta para ayudarnos a elegir un buen libro para nuestros alumnos o hijos.
Mientras que los buenos libros para mayores no son siempre para niños y niñas, los buenos libros infantiles sí son aquellos que también son capaces de interesar, incluso de  conmover, a los adultos”

¿Cómo elegir un libro infantil según la edad?

De 0 a 2 años: Estos libros deben tener muchas imágenes llamativas, que sean claras y se identifiquen sin problemas. Los textos sean onomatopeyas para fomentar el desarrollo lingüístico y luego pasar a rimas o textos simples.

3 años: Los textos deben ser sencillos sobre todo con una letra clara, las imágenes atractivas y se pueden incluir más objetos.

4 años: La magia y fantasía suelen ser el tema favorito. Con ciudades encantadas y personificaciones.

5 años: Los personajes tienen que ser más complejos para que se identifiquen. Están empezando a tomar su personalidad y les gusta asemejarse a un protagonista.

Resumiendo estos aspectos: Los libros destinados a niños de 2 a 5 años, deben estar llenos de imágenes llamativas y claras, textos breves con letras que se identifiquen bien y ayuden a la primera lectura. La presencia de animales es fundamental, para el desarrollo y la atracción que se tiene por la historia. En estos años el descubrimiento del mundo es muy grande y por ello los animales tienen una gran fuerza. En mi opinión deberíamos aprovechar este aspecto, para fomentar un respeto hacia los animales.

A partir de los 6 años, comienza el desarrollo de la lectoescritura, por lo que el libro debe ser muy llamativo por el tipo de historia que se vaya a contar. Al igual que la tipografía ya cobra una gran importancia, debe ser clara y grande. Las imágenes están presente pero van perdiendo importancia. Los libros de aventuras, historias de amor, vida cotidiana… pueden ser unos temas muy apropiados.

Con estos pequeños consejos, esperamos que os ayudemos a elegir un buen libro. Y que en cada mesita de noche haya una historia deseando ser contada.

Por último, para celebrar este día os recomendamos el libro: El león de biblioteca que es a partir de 4 años.

leon biblio

Esperamos vuestros comentarios.

Un saludo, Ana

Banco tiempo escolar

Si no sabéis aún que es un banco de tiempo escolar, os dejamos un articulo de una de nuestras colaboradoras (Elena) muy interesante.

 

¿Qué es el Banco del Tiempo?

Es un banco diferente, no guarda dinero, ni sus dueños buscan obtener ganancias económicas. De hecho, no tiene dueños porque no es un banco comercial.

La filosofía de los bancos del tiempo se basa en que hay unas personas que ofrecen unos servicios y a cambio pueden pedir otros servicios a distintas personas para resolver necesidades y actividades de la vida diaria. Es un Banco que funciona sin dinero, la unidad de intercambio y de valor es la hora, independientemente del servicio que se ofrezca o que se reciba. Todas las habilidades tienen el mismo valor, es decir, todo vale el tiempo que se tarda en hacerlo.

En mi blog itsteachingtime.blogspot.com explico con más detalle lo que es el Banco del Tiempo, pero para este artículo me interesa enfocarlo de cara a la escuela.

¿Qué es el Banco del Tiempo Escolar?

El Banco del Tiempo Escolar es un programa en el que se que realiza una actuación educativa integral, donde todos los alumnos de un mismo grupo o clase comparten de forma conjunta y cooperativa sus habilidades y conocimientos.

Está enfocado a ser un instrumento en el que se incluye la información y orientaciones necesarias para que cualquier docente pueda llevar a la práctica el programa Banco del Tiempo Escolar en el aula con un grupo de alumnos.

Voy a tratar el origen y la evolución del programa, y se indicarán las concepciones pedagógicas que lo sustentan y se realizarán algunas consideraciones sobre el Banco del Tiempo Escolar y cómo se puede aplicar en el aula.

El origen del programa Banco del Tiempo Escolar se remonta al año 2005, a raíz de unos problemas de convivencia que se habían producido en un grupo de alumnos de 1.º de ESO, cuya tutora era  Montse Pujol. Debido a esta situación en el aula, se planteó llevar a cabo una intervención que pudiera ayudar a crear y a fomentar entre los alumnos relaciones de amistad y de cooperación y que, al mismo tiempo, también se trabajara la prevención de conflictos: ¿De qué forma se podría conseguir que los alumnos cooperaran y se ayudasen entre ellos para resolver los pequeños problemas que conllevan las interacciones entre los alumnos de un  mismo grupo-clase?

Paralelamente, el educador y pedagogo social, Xavier Cacho, y la  docente de primaria y secundaria, Montse Pujol, se habían empezado a interesar por una iniciativa ciudadana llamada Banco del Tiempo, de manera que contactaron con el Banco del Tiempo del barrio de Gràcia de Barcelona. Los Bancos del Tiempo son una iniciativa comunitaria de apoyo personal y familiar, de participación ciudadana y de cohesión social. A través de estos Bancos del Tiempo se crean redes de intercambio de prestaciones y servicios entre personas, donde cada persona se ofrece para ayudar a los demás y a la vez solicita ayuda de los demás participantes de forma gratuita. Los Bancos del Tiempo se basan en el principio de la ayuda mutua, de manera que se trata de ofrecer y de compartir conocimientos y habilidades,  y se toma el tiempo empleado para medir los intercambios. La asociación de la prevención de problemas de convivencia y de los beneficios que conllevan los Bancos del Tiempo les sugirió la elaboración de un programa de intercambio, que entre los alumnos podría ser de conocimientos y habilidades.

Durante el curso 2006-2007, esta idea se fue desarrollando y tomando forma con la elaboración del programa de acción tutorial “Creación de conocimientos y habilidades y mejora de la convivencia mediante la colaboración y la cohesión grupal”, que por primera vez se aplicó en tres grupos de alumnos de tres centros de secundaria.

La evolución de este programa de acción tutorial ha permitido llevar a desarrollar otras modalidades, pero teniendo en cuenta que el intercambio es la actividad central del programa inicial y de las modalidades que se han ido añadiendo posteriormente. Este nuevo programa pasó a llamarse Banco del Tiempo Escolar.

Para finalizar este marco histórico del programa Banco del Tiempo Escolar, se puede señalar que en estos últimos años se ha constituido un grupo de trabajo, se han llevado a cabo acciones formativas para docentes y se han realizado las primeras jornadas El Banco del Tiempo Escolar en Madrid.

El Banco del Tiempo Escolar, como cualquier programa educativo, está fundamentado en una serie de ideas educativas y concepciones pedagógicas que sus autores, Montse Pujol y Xavier Cacho han tenido siempre muy presentes en su labor educativa:

–          La concepción global de cualquier acción educativa.

–          La importancia de la experiencia, la reflexión y la búsqueda de mejoras en la práctica educativa.

–          La participación de los alumnos en todo el proceso educativo.

–          La creencia de que todos los alumnos son importantes y todos tienen que tener éxito.

La praxis es el conjunto de actividades cuya finalidad es la transformación del mundo, según la filosofía marxista. Los educadores entendemos la praxis como lo que se hace, el proceso y la experiencia. Varios autores consideran esta experiencia como un concepto clave en cualquier proceso educativo, pero debe incorporar el razonamiento para que esta experiencia pueda ser significativa. Por tanto para que una experiencia sea realmente educativa, es necesario el entendimiento, la reflexión. Se puede decir que la experiencia y la reflexión constituyen los dos pilares básicos de los actos educativos.

Se tiene en cuenta que la reflexión sobre la experiencia tiene una finalidad muy clara y significativa: la mejora de la práctica de la acción educativa. Se basa en una metodología que conjuga la experiencia, la reflexión y la mejora: la investigación-acción. La investigación-acción, según Antonio Latorre, puede interpretarse como una investigación práctica que llevada a cabo por los docentes, de forma colaborativa, mediante ciclos de planificación, de acción, de observación y de reflexión, con la finalidad de mejorar su práctica educativa. Esta metodología relaciona la teoría y la práctica en un todo. Se investiga, se reflexiona y razona a partir de la experiencia educativa y, por tanto, la reflexión y la acción están completamente relacionadas.

De esta forma, la investigación-acción se transforma en una metodología elemental en el desarrollo del Banco del Tiempo Escolar, porque su proceso participativo y dinámico permite una firme reflexión de la experiencia para incluir las mejoras necesarias en la práctica educativa.

Una segunda idea que sustenta el programa es la idea de las acciones educativas como globales. Si la finalidad última de la educación es el máximo desarrollo de las capacidades y las potencialidades de los alumnos, la finalidad de cualquier acto educativo debe ser hacer posible que los alumnos asimilen e integren el máximo de contenidos, ya sean conocimientos y habilidades, como actitudes y valores. En este sentido, dos de los objetivos del programa Banco del Tiempo Escolar son:

 

 

–          El aumento de los aprendizajes de los alumnos. Esta finalidad está relacionada con los contenidos de saber y saber hacer.

–          La mejora de la convivencia, cuya finalidad, vinculada a los valores y a las actitudes, es el saber estar y el saber ser.

Es muy difícil sostener en una acción educativa la diferenciación entre conocimientos y habilidades y valores y actitudes. Al transmitir unos contenidos de conocimientos y de habilidades, el docente también transmite contenidos relacionados con las actitudes y los valores: la forma en la que se dirige a los alumnos individualmente o como grupo, la forma en la que realiza una explicación, la forma en la que recibe las aportaciones de los alumnos, etc. Siempre se están transmitiendo valores y actitudes a los alumnos.

“A convivir se aprende conviviendo” ya que los contenidos de valores y actitudes se tienen que ir adquiriendo de forma práctica, experiencial y vivencial, sin una diferenciación explícita y vinculados a los contenidos de conocimientos y habilidades.

Una tercera concepción pedagógica que se considera en el programa Banco del Tiempo Escolar es que todos y cada uno de los alumnos poseen conocimientos y habilidades, y todos pueden aprender. De forma que todos los alumnos pueden enseñar estos contenidos a sus compañeros y aprender de ellos.

El programa aprovecha la diversidad presente en las aulas y potencia su riqueza al considerar que todos pueden aportar algo a los compañeros implicados en él. El docente debe prestar atención a todas las participaciones que hagan los estudiantes,  para poder ampliar su conocimiento acerca ellos y de esta manera facilitar el acercamiento entre docente y alumnos.

Los estudiantes aportan muchos contenidos con un claro componente cultural y familiar, como el idioma que hablan en casa, bailes, recetas o aficiones, y el hecho de que los alumnos tengan que preguntar a los padres, para conseguir toda información posible sobre estos conocimientos o habilidades, potencia la participación de la familia en el proceso educativo de sus hijos y a la vez posibilita la relación del centro educativo con el entorno.

Por otro lado, considerar que todos los alumnos del grupo-clase pueden aprender conocimientos y habilidades de sus compañeros conlleva que todos aumenten sus aprendizajes. Además compartir, cooperar, ayudarse mutuamente y comprometerse incide muy positivamente en el aprendizaje de valores y actitudes de los alumnos.

El Banco del Tiempo Escolar considera que todos los alumnos son importantes y promueve que todos ellos tengan éxito: en el ámbito personal (motivación y autoestima), social (sentimiento de pertenencia y relaciones sociales positivas) y escolar (aprendizaje de conocimientos y de habilidades).

Durante el proceso del programa, los alumnos intervienen en los procesos de consulta, pero principalmente lo hacen en los procesos de toma de decisión al elegir los contenidos a aprender;  en la gestión de las decisiones tomadas al enseñar un conocimiento al compañero, y en los procesos de control o evaluación de las acciones llevadas a cabo durante los intercambios y las sesiones de ayuda mutua. De este modo, el Banco del Tiempo Escolar establece la participación activa de todos los alumnos del grupo-clase durante todo el programa.

Según Adela Cortina, no se aprende a ser un ciudadano activo leyendo solo prospectos, aunque sean muy valiosos, ni conociendo cómo se elaboraron los productos que figuran. Se aprende con la práctica y la experiencia de hacer de ciudadano activo.

El Banco del Tiempo Escolar sigue un modelo pedagógico con una doble dimensión individual y relacional. Se conjuga lo particular, que es el alumno, y lo comunitario, que es el grupo-clase, desde una perspectiva de construcción y de participación conjunta y democrática. Por lo que el programa promueve el desarrollo de una ciudadanía activa.

Finalmente, el Banco del Tiempo Escolar promueve esta ciudadanía activa mediante la cooperación de los alumnos como individuos que pertenecen a un grupo, en la toma de decisiones conjunta en distintos períodos del programa: planificación, ejecución, observación y evaluación.

Tras haber hecho este encuadre conceptual del Banco del Tiempo Escolar se van a  exponer algunos aspectos a considerar sobre el programa:

–          La finalidad del Banco del Tiempo Escolar es que los alumnos desarrollen sus aprendizajes, mejoren la convivencia y desarrollen sus habilidades comunicativas.

–          El objetivo del Banco del Tiempo Escolar es favorecer el desarrollo de las competencias básicas de los alumnos y, especialmente, la competencia de aprender a aprender, la competencia social y ciudadana, la competencia de autonomía e iniciativa personal y la competencia comunicativa lingüística y audiovisual.

–          El Banco del Tiempo Escolar toma como referente metodológico los bancos del tiempo, por lo que el núcleo del programa Banco del Tiempo Escolar serán las actividades de intercambio de habilidades y conocimientos entre parejas.

–          El Banco del Tiempo Escolar comienza con un bloque de actividades previas, relacionadas con la motivación e información sobre el programa. Posteriormente, se llevan a cabo las sesiones de ayuda mutua, donde comienzan los intercambios de conocimientos y habilidades de los alumnos.

–          Es importante destacar que a lo largo de todo el programa se seguirá el proceso participativo, dinámico y cíclico de la investigación-acción, para reflexionar sobre los resultados y el proceso de las acciones llevadas a cabo e introducir los ajustes y las reformas necesarias en la planificación, cuyo objetivo es mejorarla, ajustándola a las necesidades y características de los alumnos para lograr los objetivos planteados.

En otros países, como Estados Unidos, en el Banco del Tiempo Escolar se implica toda la familia y el AMPA. Si el alumno se esfuerza y consigue horas, ayudado por los padres para conseguir más horas, se crea red familiar y pueden conseguir materiales escolares como un ordenador de segunda mano. Esto sirve de incentivo para que los alumnos medren y estudien. Actualmente en España la red de Bancos del Tiempo Escolares está empezando a desarrollarse y expandirse.